• CEA - MOPE

El COVID 19 en territorios rurales. Entre crisis, desinformación y valoración de la educación




Martín Muñoz Mancilla

Escuela Normal de Coatepec Harinas, Estado de México

Red Temática de Investigación de Educación Rural


El Observatorio del Derecho a la Educación y la Justicia (ODEJ) es una plataforma para el pronunciamiento público, impulsado por el Campo estratégico en modelos y políticas educativas del Sistema Universitario Jesuita (SUJ). Su propósito consiste en la construcción de un espacio de análisis informado y de posicionamiento crítico de las políticas y las reformas educativas en México y América Latina, arraigado en la realidad social acerca de las injusticias del sistema educativo, y recupera temas coyunturales y estructurales con relación a la agenda educativa vigente.

Como es ampliamente difundido en los diversos medios de comunicación, en los últimos meses la humanidad se ha enfrentado a una nueva pandemia, la del famoso coronavirus, mejor conocido como (Covid 19), el cual se ha propagado a nivel internacional cobrando miles de vidas por el mundo, sin importar país, tipo de población, color de piel, posición social, económica, religión, etcétera.


En el caso de México, la Secretaría de Salud ha tomado medidas preventivas para contrarrestar dicha epidemia, mediante diversas estrategias tanto personales, como familiares y generales. Entre las primeras destacan: el lavado de manos con agua y jabón de manera frecuente; el taparse la boca y la nariz al estornudar; el uso de cubrebocas. De las segundas, que las familias guarden la cuarentena en sus hogares; hagan limpieza permanente de sus espacios; eviten salir a lugres públicos, así como que mantengan la sana distancia entre personas y, lo principal, que se encuentren informados de los acontecimientos. De las terceras, el cierre de instituciones educativas, plazas, fábricas, etcétera.


Para informar a la sociedad en general de manera directa y objetiva, el presidente de México emite la famosa “mañanera,” donde da a conocer avances y obstáculos de su gobierno a nivel nacional. Dichas conferencias han tenido una gran aceptación y credibilidad, por lo que son seguidas por millones de mexicanos.


En lo referente al estado que guarda la pandemia del Covid 19, así como a las estrategias utilizadas para contrarrestarla, el responsable de informar a la sociedad ha sido el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell, quien día con día también es seguido por millones de familias de mexicanos.


Sin embargo, diversos medios de información han emitido noticias falsas, incluso en un noticiero estelar de un canal de televisión abierta se incitó a la población en general a no acatar las recomendaciones emitidas por dicha Secretaría, argumentando que los datos estadísticos que exponen no son reales.


Estos hechos resultan preocupantes, dado que en los territorios rurales difícilmente se tiene acceso a internet y a otros medios de información, por lo que la mayoría de la población sigue viendo y creyendo únicamente lo que se dice en televisión abierta, la cual continúa siendo uno de los principales medios informativos.


Según el INEGI (2010), 22% de la población vive en dicho medio; es decir, lo equivalente a más de veinticuatro millones y medio de personas viven en territorios rurales y tienen diversas carencias y problemáticas. Dichas regiones se caracterizan por tener una mayor precariedad en los servicios básicos, tales como electrificación, red de agua potable, sistema de drenaje, transporte público, medios de información y comunicación, instituciones de salud y educativas, etcétera.


Los habitantes del medio rural son los que más han sufrido los estragos del coronavirus dada la suspensión de plazas, tianguis y mercados donde comercializan sus productos, así como por el cierre de fronteras para la exportación de productos nacionales, lo que ha ocasionado que un alto porcentaje de éstos tenga falta de ingresos y desempleo.

Para poder sobrevivir se “alquilan” en labores agrícolas, de albañilería, de limpieza, de cargadores, o en lo que pueden, a fin de tratar de llevar los gastos básicos a sus hogares. Asimismo, para que el dinero les rinda, intercambian o realizan trueque de los artículos que producen o elaboran por otros que necesitan.


Sin embargo, esta grave crisis ha sido un espacio para valorar lo que se tiene y darse cuenta de que la comunicación entre familiares, vecinos y amigos resulta indispensable para el bienestar familiar y social.


Entre las cosas que alarman de la epidemia es que evidenció no sólo la corrupción que se ha dado en diversas instituciones de salud, sino también que no estábamos preparados para este tipo de eventos como ciudadanos, por lo que algunos se dejan llevar por lo que diversos medios han incitado a hacer.


De ahí la importancia de educar en y para la prevención del riesgo, dado que las nuevas generaciones deberán tener una mayor conciencia de los que tiene nuestro país que, por su ubicación y características, podría sufrir diversas catástrofes como terremotos y huracanes, así como nuevas epidemias.


Lo complejo para hacer llegar la educación a los medios rurales es que ahí se adolece de los avances científicos y tecnológicos; según Mejoredu (2010), únicamente 22% de los hogares cuenta con computadora, 47% de sus pobladores tiene acceso a internet y 58% a telefonía celular, lo que ha obstaculizado el aprendizaje en esta coyuntura de suspensión debido a la contingencia del Covid 19.


Sin duda alguna, esta experiencia educativa ha puesto en evidencia que el perfil profesional del docente que labora en el medio rural está comprometido con el desarrollo social del pueblo y de sus alumnos, dado que muchos de ellos, pese a las circunstancias prevalecientes, están desarrollando diversas estrategias de enseñanza y aprendizaje para que sus estudiantes continúen el trayecto de su formación.


Referencias


Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu). (2020). 10 sugerencias para la educación durante la emergencia por Covid-19. Documento digital Recuperado de https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/546270/mejoredu_covid-19.pdf

Instituto Nacional de Estadística y Geografía (2010). Censo de Población y Vivienda 2010. México: INEGI.

© 2018. Ciudad de México